Origen de la vida y el experimento de Miller Urey

Sigue siendo un misterio. Incluso por su definición, pues aunque aquí me ocuparé por lo que tradicionalmente se conoce por vida, en realidad la pregunta se traslada más bien a conocer el origen de la vibración, ya que energía vital también tiene una piedra. En occidente a esta perspectiva la enfocan buscando el origen del Universo que de momento podemos “ver”.

 

Como podemos imaginar, la conciencia humana ha desarrollado cientos de explicaciones o elucubraciones sobre el tema.

Destacaremos tres enfoques:

La primera y más antigua de las hipótesis sugiere que la vida fue creada por Ser o espíritu Superior. La mayoría de las culturas y religiones tienen sus propias explicaciones acerca de la creación, estas explicaciones han pasado de generación a generación.

Nos hace sospechar sobre la solidez de este enfoque, el que también ha sido usado para explicar la fecundidad, las infecciones, el alumbramiento, las tormentas y otros muchos fenómenos que posteriormente se han podido entender sin la parte Superior.

La segunda serie de hipótesis sugiere que la vida comenzó en otra parte del universo y llegó a la Tierra por casualidad, como por ejemplo, a causa del choque de un cometa o meteorito.

La tercera y más común de las hipótesis en la comunidad científica dice que la vida comenzó hace aproximadamente 3.5 miles de millones de años, como resultado de un compleja secuencia de reacciones químicas que se sucedieron de manera espontánea en la atmósfera de la Tierra, concretamente en el agua amparada en la idea de una sopa pre-vida.

Experimento de Miller Urey

Efectivamente, en los años 50, los bioquímicos Stanley Miller y Harold Urey llevaron a cabo un experimento que mostraba que varios componentes orgánicos se podían formar de forma espontánea si se simulaban las condiciones de la la atmósfera temprana de la Tierra.

Diseñaron un tubo que contenía la mayoría de los gases, similares a los existentes en la atmósfera temprana de la Tierra, y una piscina de agua que imitaba al océano temprano. Los electrodos descargaron un corriente eléctrica dentro de la cámara llena de gas, simulando a un rayo. Dejaron que el experimento se sucediera durante una semana entera, y luego analizaron los contenidos en la piscina líquida. Se dieron cuenta de que varios aminoácidos orgánicos se habían formado de manera espontánea a partir de estos materiales inorgánicos simples. Estas moléculas se unieron en la piscina de agua y formaron coacervados.

Sin embargo, y en mi modesta opició, disponer de los elementos previos a la vida, no soluciona la infinita complicación de su combinación fisiológica y funcional para la vida.

Ladrillos y vigas no forman una casa espontáneamente.

La vida tal como la conocemos, entre otras cosas, depende de al menos 2000 enzimas diferentes. ¿Cómo pudieron las fuerzas ciegas del océano primordial arreglárselas para combinar los elementos químicos correctos para construir enzimas?

No queda solucionado.

El astrofísico británico Fred Hoyle, compara la supuesta posibilidad de que la vida apareció sobre la Tierra como resultante de reacciones químicas con el «equivalente de que un tornado que pasa por un cementerio de autos logre construir a un Boeing 747 a partir de los materiales recopilados allí».

Como dice la Ley de Borel, (Si todos los posibles resultados de un proceso natural son altamente improbables, entonces un resultado altamente improbable ocurrirá con certeza).

Justamente en esa línea, observando las repeticiones o tendencias, que son las que marcan certeza de que ocurra mayormente,  me hacen pensar en una energía que deja los fenómenos libres pero experimentalmente y potencialmente con mayor probabilidad en un resultado.

No puedo determinar ni me atrevo a pensar en su naturaleza, ni siquiera si es la propia ley que subyace a los fenómenos, pero la casualidad aparece solo algunas veces en la ecuación.

Quizás mi explicación se enmarque en la primera hipótesis, la de un espíritu Superior, pero lo contrasto con los cientos de memorias de personas en las que he encontrado la “Tendencia” fuera de ellas como algo inexplicable. Puede que lo mismo que se organiza en escenario experimental tendencioso, que parece un “juego “ o “experimento”, la vida biológica, y por extensión y acordándome del primer parágrafo, todo lo que vibra disponga de una energía no visible que le subyace y provoca que las cosas son como son o al menos, como tienen la mayor probabilidad de “Ser”.

 

 

 

 

logocolaborador

      Formación en meditación 1

      Formación en meditación 2

      Formación en autosugestión

      Formación Reiki 1

      Formación Reiki 2

      Formación Reiki 3

                                                             Maestría de Reiki

Otras formaciones, como Registros AkáshicosMonitores de relajación etc. pincha en “Aprende a ser lo que eres con nosotros” y te atendemos.

Aprende a ser lo que eres con nosotros

 

Ricard Montero i Costa

Master Reiki Gendai Reiki, Reido Reiki, Komyo Reiki, Tibetana, Karuna.

Formador de maestros y monitores

Monitor Meditación, relajación, Sugestión, investigación del Karma

Psicólogo clínico e industrial.

Economista.

Presidente Asociación Gokai de Terapeutas.

Centro colaborador Federación Española de Reiki

 

 

Qué son los registros akáshicos

Registros Akáshicos

Qué es el Reiki

Terapeuta de Reiki

Inconsciente

Técnicas de relajación

Mente

Mente ejercicios

Cómo se debe meditar

Angustia síntomas

 

Este contenido está reservado a los miembros del sitio web. Si usted es miembro, por favor identifíquese. Si usted no es miembro, regístrese.