Obsesión por ser perfecto. Parte 1/2

En la actualidad es fácil leer artículos más o menos informados sobre pequeños trastornos o síntomas.

Por un lado corremos el riesgo de psiquiatrizar la población y por otra de reducir conceptos delicados y precisos en algo demasiado asequible aparentemente.

En Psicología Barcelona intentaremos hablar primero de lo más visible y luego de las causas más profundas.

Qué es el perfeccionismo

El perfeccionismo también se conoce como “Síndrome del Perfeccionista”, o “Trastorno Anancástico de la Personalidad”.

Ser perfecto , podemos definirlo como la actitud, pensamiento o conducta, que están sometidas al filtro de un referente , imagen, ideal u objetivo inmaculado, exento de falta ,a veces inalcanzable.

Cuando esta es la forma de vivir, se produce una gran incomodidad pues en muchas ocasiones el sujeto no alcanza su propia aprobación.

Se vive más tenso, angustiado, y tanta perfección no nos permite disfrutar de los logros e, incluso, puede provocar un sentimiento de fracaso pese a obtener buenos resultados.

Causas del perfeccionismo

Genética

      Algunos expertos afirman que existe una predisposición genética a ser perfeccionista. Sin embargo la predisposición no es sobre el perfeccionismo de forma directa y como causa única, sino la intensidad (que si es genética) en el temperamento del sujeto ,sus emociones, su sensibilidad, la fuerza de su rabia , aunque puede ser compensada también en esa parte de predisposición genética, por su capacidad de amar.

Esa «intensidad genética», es la que redoblará los efectos (o no), del ambiente del sujeto, y como tal predisposición , sobre todo en un ambiente , educación, relación con las figuras de autoridad , etc. con determinados rasgos que aporto aquí abajo resumidas, es la que co-causa que se dispare un cuadro así.

El ambiente propicio

A determinada edad el niño/a, empieza a recibir las primeras normas de higiene, y luego las limitaciones sobre el tiempo en que cada padre le presta atención. Aparece como parámetro muy importante el conjunto de referentes sobre lo que está bien y lo que está mal .

Esto forma una instancia en la personalidad del niño/a que llamamos Superyo y que es el compendio consciente y no consciente de las pautas y conductas que le hacen bueno (Ideal del YO ) y las que le convierten en malo (Conciencia del yo)

A esta persona en crecimiento se lo ponemos mucho más difícil si las normas son elevadas y restrictivas (difícil conseguir satisfacer a los padres) , produciéndose críticas o humillaciones, o alta competencia con personas consideradas ideales , o modelos reales paternos o de otras personas demasiado autoexigentes. Su Superyo es demasiado persecutorio, sobre todo si además,se produce predisposición por la intensidad en que todo esto se vive (temperamento genético).

Consecuencias

Hay varias reacciones posibles con estos precedentes. Una de ellas es que en el futuro el sujeto no se siente bueno por si mismo, y tiene que lograr en exceso cumplir con el ideal del yo y la conciencia del yo para consolidar el sentimiento de ser realmente productivo, y por fin integrarse con sus «mínimos» aceptables.

Progresivamente, además, puede cronificarse una conducta que intenta controlar las cosas y las personas .

A las cosas y lo que se hace con ellas en base a ese ideal y esa conciencia, obteniendo así satisfacción por cumplir con las normas y modelos adquiridos y ser «bueno» y nada «malo». Nace el perfeccionismo y la obsesión.

Y a las personas para obtener afecto de ellas.

Para combatir las causas, además del trabajo psicoterapeútico en Gokai a través de terapias psicológicas, hay formaciones específicas como la autosugestión , Meditación o Reiki .

firma blogs

Este contenido está restringido a los miembros del sitio. Si eres un usuario existente, por favor, accede. Los nuevos usuarios pueden registrarse a continuación.

1 comentario

Los comentarios están desactivados.