La Sombra

La “sombra” fue un término que Jung tomó de Friedrich Nietzsche, para identificar el resultado de querer ignorar y juzgar como inaceptable la parte más instintiva, primitiva (por así llamarla) y subordinada a la supervivencia del individuo.

En el mecanismo de “ignorar” se produce el máximo grado, que es lo que Freud llamó represión, esto es, la erradicación de mi pensamiento y emoción consciente de determinados impulsos.

Otros psicoanalistas nombran de distinta forma esa instancia de la personalidad, pero ahora importa comprender lo que Jung nos quería transmitir.

Queda clara también la influencia oriental en el concepto, si nos fijamos en el “Mara”, que se estudia en la práctica Karuna. La traducción es “el lado oscuro”, y la definición exactamente la de Jung. Esto los alumnos de Maestría lo conocen bien, pues es objeto de trabajo en la Asociación Gokai.

¿Porqué he citado la supervivencia? Sencillo: A su servicio, por ejemplo, está el vernos reproducidos en los hijos, y es algo bien aceptado y enaltecido, pero cuando aparece la rabia o la imposición para preservarnos, entra en conflicto con la educación normativa, que culpa e intenta eliminar esa tendencia heredada. Lo mismo ocurrirá si mi actitud para sobrevivir es huir, tachándome de cobarde pues las normas de valentía así lo indican. Etc.

Los niños son buenos, si, pero cuando antes de los dos años agarran con fuerza su juguete y no se lo dejan al compañero, mientras dicen “MIO”, obedecen al acto instintivo que se basa en una experiencia que la prehumanidad ha tenido: Si tengo más recursos, puedo sobrevivir más. Y el objetivo de gran parte de la conducta es ese, la supervivencia, justamente correlacionada con la parte primitiva de egoísmo , agresión, envidia etc.

Esto, en aras a una mayor supervivencia, la de la comunidad, hemos percibido hace muchos años que no es aceptable, ya que el sujeto tiene más posibilidades en comunidad. Pero no hace tanto y lo que está impreso en la actitud de supervivencia, es el peso de más de un millón de años, no de los últimos 100000.

 

¿Cómo crece y se crea esta parte oscura?

Por el mecanismo ya descrito por Freud hace más de 100 años:  El sujeto nace inconsciente, toda la energía psíquica del mismo se haya en el “Id” (Ello) y será la base del nacimiento de las otras instancias del individuo.

Conforme el desarrollo perceptivo permite separarse del mundo, identificar el “yo”, nace el consciente, pero no lo hace solo, del mismo modo que los hechos, los objetos, tampoco entran seminalmente en nosotros y se incorporan a nuestra memoria. Tal como dice Melanie Klein y el propio budismo, son introyectados, percibidos, recordados JUNTO y ASOCIADOS, con las experiencias con que tiene que ver o los contextos donde ocurren.

Así, la fundamental experiencia de la educación, el estar sumergido en una cultura que identifica el “pecado”, provoca otro movimiento, y es que la parte no aceptada quede soterrada; bien solamente desaprobada o reprimida del todo y no percibida, por inaceptable. Repito; No percibida directamente. Solo la angustia “sin causa”, pues no se puede actuar por norma lo que se siente.

El conflicto con esa parte no aceptada es, pues, el origen del síntoma y realmente depende de varios factores, a destacar el nivel de represión educativo/social y el montante constitucional del sujeto, es decir, y por poner un ejemplo, si hablamos de rabia, la cantidad que el sujeto ha heredado sin más. A mayor instinto, se redobla el conflicto. Y lo puedes observar en bebés (hay escuelas que lo hacen por un año), cuando muerden repetidamente a su madre en el amamantamiento.

Ahí nace parte del inconsciente, la parte ocura según Jung, lo no aceptado, que, intentara manifestarse e influirá si o si en la conducta.

Esto , si es intenso, implica el olvido incluso de lo asociado con lo no permitido, y empobrece al sujeto, incrementando el montante incosnciente.

También parte de las normas coexistirán vigilantes en ese nivel inconsciente. Y cuidado, Jung no lo explica, pero Melanie Klein apunta que hay transmisión de tendencia genética. Y yo estoy convencido.

La norma, es el superyó, el yo es la pate ejecutiva, que resuelve y actúa, y el Ello con el que nacimos, inconsciente, contiene parte de la oscuridad referida por Jung.

El arquetipo de sombra no habita únicamente en cada persona. En ocasiones, también está presente en “grupos de personas”, en sectas, en algunos tipos de religiones o incluso en partidos políticos. Son organizaciones que pueden en un momento dado, sacar su sombra a la luz para justificar actos violentos contra la propia humanidad.

Así pues la parte oscura no solo es personal, sino que se comparte en grupo ocasionalmente.

 

¿Qué debemos hacer?  Es una pregunta algo retórica, pues escribiendo poco resolvemos, pero podemos al menos trabajar la consciencia del individuo. Empezar por ahí.

No negar, y conocer bien tu propio instinto, dejando de juzgar por fin, negociando su salida. Es justo el procedimiento de la meditación, en parte, recortando seminalmente las cosas por lo que son, no por sus asociados. Y la norma, es uno de los asociados principales, queda claro.

Lo que en meditación se llama “el conocimiento de la naturaleza de la mente”, implica exactamente la observación ecuánime de lo que es, sin más, recortando de toda otra influencia el objeto, y eso implica conocer sin más represión.

Se trata de una observación sin juicio y sin reprimir ningún pensamiento. Observando todo aquello que atraviese nuestra mente sin juzgarlo. De esta forma observamos pensamientos e ideas que ni sabíamos que estaban ahí.

Claro, hay mucho más, no solo conocer, sino conciliar y aplicar la verdadera Compasión, pero ya será en otro capítulo.

 

 

Ricard Montero i Costa

 

 

logocolaborador

      Formación en meditación 1

      Formación en meditación 2

      Formación en autosugestión

      Formación Reiki 1

      Formación Reiki 2

      Formación Reiki 3

                                                             Maestría de Reiki

Otras formaciones, como Registros AkáshicosMonitores de relajación etc. pincha en “Aprende a ser lo que eres con nosotros” y te atendemos.

Aprende a ser lo que eres con nosotros

 

Ricard Montero i Costa

Master Reiki Gendai Reiki, Reido Reiki, Komyo Reiki, Tibetana, Karuna.

Formador de maestros y monitores

Monitor Meditación, relajación, Sugestión, investigación del Karma

Psicólogo clínico e industrial.

Economista.

Presidente Asociación Gokai de Terapeutas.

Centro colaborador Federación Española de Reiki

Este contenido está reservado a los miembros del sitio web. Si usted es miembro, por favor identifíquese. Si usted no es miembro, regístrese.