Kristin : el Síndrome de Estocolmo

En Agosto de 1973, en Estocolmo, un hombre llamado Olsson atracó un banco en la capital sueca reteniendo a una empleada durante varios días debido a que la policía tuvo rodeado el establecimiento. Dentro de esos días, Kristin, la trabajadora que fue tomada como rehén se enamoró de él llegando al punto de defenderle por cometer dicho delito y posteriormente, casándose con él. En ese momento tomó nombre el síndrome, del Odio al Amor.

No deja de ser sorprendente, ¿Cómo una persona a la que se le secuestra puede enamorarse de alguien que ha puesto en riesgo su integridad ?

Vamos a desglosarlo a continuación.

Cuando se produce el secuestro la víctima, en estos casos, la persona secuestrada se encuentra enclaustrada , normalmente en un lugar cerrado, sin que el secuestrador muestre signos de violencia o maltrato ni comportamientos agresivos. Además se ocupa de su alimentación y las cuestiones más básicas.

Esta característica hace que las víctimas se sientan agradecidas durante el cautiverio y no llevar a cabo lo peor: Asesinarlas o desnutrirlas, fenómeno que facilita que la víctima se sienta identificada con él y que llegue a ver el mundo tal y como lo ve la persona que las recluta como os mostrábamos en el caso anteriormente explicado en Estocolmo. Incluso pueden desarrollar simpatía por mantenerlas con vida, formándose dependencia emocional.

Este tipo de dependencia como os comentábamos es el mecanismo de defensa explicado debido a que la persona secuestrada no puede inhibirse de la situación de cautiverio que está pasando. Por lo tanto desarrolla este mecanismo para defenderse de esa situación que le sobrepasa, de ese shock que supone el estar encerrada con una persona durante un largo periodo de tiempo privándola de su libertad y de seguir con su propia vida.

Este síndrome resume un conjunto de signos y síntomas y por tanto no se considera como un trastorno psicopatológico o una patología como una depresión o la ansiedad, ya que no se contempla en los manuales de diagnóstico de los trastornos mentales.

Desde 1973 se ha ido elaborando un constructo más general del Síndrome de Estocolmo , incluyendo en él también situaciones de niños maltratados, prostitutas, prisioneros de guerra y en mujeres maltratadas (en este caso llamándose Síndrome de Estocolmo doméstico).

Concluyamos que el síndrome describe un proceso de dependencia hacia una energía No de Luz y deberá tratarse. El instinto de supervivencia del Ego confunde la claridad mental y atribuye bondad al malhechor, solo porque le ha permitido sobrevivir, olvidando toda una parte del objeto/hecho. Muchas veces en la vida, llevados por las emociones, no podemos observar el objeto real, y lo idealizamos o lo convertimos en malo, y no podemos integrar los distintos aspectos del objeto real.

 

logocolaborador

      Formación en meditación 1

      Formación en meditación 2

      Formación en autosugestión

      Formación Reiki 1

      Formación Reiki 2

      Formación Reiki 3

                                                             Maestría de Reiki

Otras formaciones, como Registros Akáshicos, Monitores de relajación etc. pincha en “Aprende a ser lo que eres con nosotros” y te atendemos.

Aprende a ser lo que eres con nosotros

 

Ricard Montero i Costa

Master Reiki Gendai Reiki, Reido Reiki, Komyo Reiki, Tibetana, Karuna.

Formador de maestros y monitores

Monitor Meditación, relajación, Sugestión, investigación del Karma

Psicólogo clínico e industrial.

Economista.

Presidente Asociación Gokai de Terapeutas.

Centro colaborador Federación Española de Reiki

Este contenido está restringido a los miembros del sitio. Si eres un usuario existente, por favor, accede. Los nuevos usuarios pueden registrarse a continuación.