EMPODERAR A LOS NIÑOS

Una de la misiones de trabajo loable de padres, es lograr el empoderamiento del niño.

Es cierto no todos los que ahora son padres, han tenido la suerte de ser escuchados y atendidos debidamente. Eso causa un déficit en el registro emocional del adulto , en la experiencia extrapolable al niño de ahora, al que es hijo.

Hay todavía demasiada memoria del maltrato como medio de educación , y pesa aún en muchas de las actitudes de los padres.

Queda claro que , habitualmente, no es falta de Amor , ni de la generación anterior ni de la actual, sino un tema de competencia. Por eso escribimos artículos que nos permitan el primer paso, que es tomar conciencia. Conciencia no solo del maltrato explícito, el más visible, sino también en nuestra forma de hablarles y tratarles. La vivencia infantil de cada niño nos demuestra que aún estamos muy lejos de respetarles, tratarles y amarles como legítimamente merecen y necesitan.

Y este “necesitan”, justamente nace en los padres que no han sido educados en mirar al otro y sus necesidades,  y solamente lo hacen sobre la norma que sienten interiorizada, de su propio estado emocional. Al final, siguiendo por ese camino, no les permitimos empoderarse de ellos mismos y de lo que los demás les ofrecen, pues antes situamos cuestiones ajenas, cumplir con lo establecido y por lo tanto , satisfacer a los padres.

Cada generación ofrece la oportunidad de romper la cadena que deja al niño relegado al último lugar o al revés , romper el vivir en el paidocentrismo , posibilitando así que la siguiente goce de mayor felicidad. Date cuenta de cuál es tu responsabilidad.

. Si queremos que sean educados, pacientes, respetuosos, honestos, humildes, bondadosos… Seamos de ese modo con ellos y con los demás. Así veremos la verdad de quién somos nosotros. Queremos que nuestros hijos sean personas generosas, bondadosas y felices ejerciendo el poder sobre ellos y tratándoles con autoridad y hostilidad. Eso no es posible. Los niños no hacen lo que les decimos sino lo que ven que les hacemos.

Primero pues, escuchar y conocer bien qué necesitan los niños,  que tomen ellos y nosotros, conciencia de esa parte que quizás desconocen. Y sobre todo, procurar que no se mezclen con las de los padres o educadores, aún cuando puedan proceder de su propia infancia insatisfecha.

La mayor satisfacción desde el punto de vista del Amor, es atender al otro. Cuánto más con un pequeño. Desde esa parte es donde el educador y/o padre podrá sentirse bien, no de proyectar cuestiones personales en el niño.

Ciertos padres creen que la mayoría de problemas de conducta o falta de iniciativa, reside en el propio crío, y que por lo tanto hay que educar. Pero solo en el equilibrio encontrará el educando la respuesta. Sin duda hay límites, pero sin duda también está delante de ti un Ser original. Intenta sentir lo que él siente … si le obligas demasiado, si no le acompañas o escuchas lo suficiente, va a ser difícil.

Por lo tanto, en segundo término, evitemos el conflicto de imponer o presumir el mal, e intentemos adaptar la norma a la necesidad que ya hemos conocido en el primer punto.

Después, y en tercer lugar, no olvides potenciar y estimular en la dirección equilibrada entre posibilidades, deseos y sociedad. En ese punto empieza el empoderamiento, conforme le vamos haciendo consciente , no solo de lo que desea y necesita, sino de que es respetado y escuchado y que existe la posibilidad de aumentar los resultados.

Atención a este momento, donde el pequeño se convierte en maestro. Pues integrándome en este proceso, recuerdo como padre mi voz de niño, mi propia necesidad , mis anhelos, y puedo empezar a empoderarme igualmente de todo ese mundo al tiempo que lo hago con el niño.

Por último, igual que practicamos en meditación, a menudo recordarle al pequeño qué cuestiones son relevantes para él, qué ha escogido, alimentarlo, e igualmente generar conciencia de quién es, sus posibilidades y potencialidades, alrededor de lo que está decidiendo. Es decir , repetir un proceso de fijación dinámico, que aunque cambia, no olvida los objetivos, y da brillo a la decisiones y recursos que hemos puesto entre todos.

Para más información sobre meditación, os presentamos los cursos que impartimos a continuación:

 

Formación meditación presencial

Formación meditación online

www.gokai.es

 

 

Ricard Montero i Costa

Master Reiki Gendai Reiki, Reido Reiki, Komyo Reiki, Tibetana, Karuna.

Formador de maestros y monitores

Monitor Meditación, relajación, Sugestión, investigación del Karma

Psicólogo clínico e industrial.

Economista.

Presidente Asociación Gokai de Terapeutas.

Centro colaborador Federación Española de Reiki

 

Este contenido está restringido a los miembros del sitio. Si eres un usuario existente, por favor, accede. Los nuevos usuarios pueden registrarse a continuación.