Algunas consecuencias de la mente negativa de la especie

En mi artículo del 15/12/2015 titulado Origen de la Mente Destructiva/Mente Negativa. El Thanatos , cité entre otras causas esta:

  • «el genético (filogenético) , y es la historia de la especie.
    Somos los herederos de una memoria terrible por la supervivencia, que se localiza en la base de nuestro cerebro reptiliano y que favorece la sospecha, el miedo, la agresividad, etc.
    Esta causa de la negatividad es poderosa, quizás aún más que las dos primeras, y predispone justamente los órganos perceptivos y nuestra respuesta emocional, como al stress por ejemplo.

(……)

La percepción está mayormente orientada a la protección del individuo en base a obtener del ambiente lo que le va a permitir su supervivencia o puede afectarla y ser peligrosa.  Es la historia de nuestra especie, sin olvidar además que siempre destacará lo perjudicial sobre lo benéfico, por el peso de esta historia.»»

 

Pues bien, hoy amplio un poco qué nos encontramos sobre el terreno, algunas de las consecuencias en el ámbito social.

Para explorar las consecuencias más internamente, pueden leer: https://www.saludterapia.com/articulos/a/3069-ira-dirigida-al-objeto-interno.html

 

Antes de empezar, dejar claro que no todos heredamos la misma intensidad en las tendencias universales la ira filogenética, la que he mencionado y es común a la especie. Sin embargo aquí busco el resultado de la suma de la ira, o lo negativo/destructivo en el ámbito social, no el efecto individual, aunque podría tener cuerto parecido.

 

La moda.

Históricamente, y aún en gran parte hoy en día, la no pertenencia a grupo, sea figurado o real, recuerda en el inconsciente del individuo cuál era la consecuencia de ser repudiado o abandonado por el grupo primario, es decir, donde uno había sido criado y que se protegía de las inclemencias o necesidades básicas trabajando en común: Morir de inanición, o por otras causas al ser imposible sobrevivir solo.

El conocimiento de que la pertenencia al grupo ha impreso con tanta fuerza la necesidad de estar en uno u otro, no ya solo por las cuestiones que nos ha contado la Psicología, de dibujarse a uno mismo, o para el adolescente en su proceso de identificación, sino como algo imprescindible para la antigua supervicencia, que entiendo ha sido usado desde hace mucho tanto por religiones, países o, en algo que nos domina y obliga, que es poderse definir dentro de una moda. Sea de opinión, creencia, o incluso en el vestir o los distintos estilos que se van imponiendo en diseños de objetos, etc.

Curiosa consecuencia del miedo a morir por ser rechazado grupalmente.

 

El bulling histórico.

 

Pues efectivamente, esta consecuencia de la mente negativa o agresiva, se ha traducido en la expulsión del grupo de todo aquello que no sea útil para el ámbito cooperativo. El estado del bienestar es algo muy moderno y por desarrollar del todo.

Y explico la base:

Si en un grupo primario, por ejemplo 40000 años atrás, se apreciaba en alguien que no podía colaborar y contribuir como los demás, en alguno de los distintos rangos necesarios, o no podía seguir el ritmo del grupo,  sea por consecuencia natural o por expulsión directa, quedaba solo y normalmente no podía prosperar, falleciendo.

Esto, por el principio que tanto combate la meditación, de la «economía mental», se traduce en «asociar» ser distinto al grupo, no presentar las mismas cualidades o atributos, a algo pernicioso que pone en riesgo al mismo grupo.

Y, atención, como tantas creencias, conforme las generaciones se han sucedido, este tipo de idea, de preconocimiento, se imprime genéticamente.

He aquí cómo el bulling, moobing o acoso histórico y por lo tanto filogenético, llega a nuestros días.

Un niño con un montante heredado de agresividad por encima de la media, si identifica al «distinto», si no recibe una buena educación que merme esa herencia, le aplicará lo que sus ancestros ya aplicaron a otros y arrastrará al grupo escolar a agredir y despreciar al compañero.

Lógicamente existen otros procesos, tipo jerárquico, dominancia etc. que pertenecen al mismo elenco de agresividades asociadas y que aquí no trato.

 

EL interés que intento transmitir es comprender uno de los procesos de agresividad heredada que parecen inexplicables si partimos del dogma que los niños son inocentes. Dónde queda la inocencia infantil en el bulling escolar?

Sin entrar en ese tema, hay que evitar correr el riesgo de criminalizar al que comete bulling y realizar una intervención inmediata a raíz del conocimiento que el acosador ha heredado esa tendencia, y que es obligación de la sociedad, padres, profesores etc. el conocer los mecanismos, corregirlos, y lograr por fin que se imprima genéticamente en las generaciones que hagan falta, el amor por el distinto.

 

Ricard Montero i Costa

 

 

logocolaborador

      Formación en meditación 1

      Formación en meditación 2

      Formación en autosugestión

      Formación Reiki 1

      Formación Reiki 2

      Formación Reiki 3

                                                             Maestría de Reiki

Otras formaciones, como Registros AkáshicosMonitores de relajación etc. pincha en “Aprende a ser lo que eres con nosotros” y te atendemos.

Aprende a ser lo que eres con nosotros

 

Ricard Montero i Costa

Master Reiki Gendai Reiki, Reido Reiki, Komyo Reiki, Tibetana, Karuna.

Formador de maestros y monitores

Monitor Meditación, relajación, Sugestión, investigación del Karma

Psicólogo clínico e industrial.

Economista.

Presidente Asociación Gokai de Terapeutas.

Centro colaborador Federación Española de Reiki

 

 

Este contenido está reservado a los miembros del sitio web. Si usted es miembro, por favor identifíquese. Si usted no es miembro, regístrese.